RABIETAS INFANTILES Y CONSEJOS PARA CONTROLARLAS

5 jun · blog@corrillos · No Comments

enfadada_article

Todos los niños sufren las rabietas –más bien, las hacen sufrir– durante alguna temporada. Que se conviertan en un problema depende mucho de la forma de reaccionar de los padres y de su entorno ante ellas.

Entre los 2 y los 4 años de edad, los niños afirman su recién descubierta autonomía. Ahora se creen seres distintos, diferentes de sus padres, y necesitan aprender hasta dónde pueden llegar haciendo las cosas a su modo. Simplemente, buscan saber cuál es su poder. Dicho de otra forma: “si lloro… ¿puedo conseguir que la situación cambie?” ¡Se trata de comprobar si pueden controlarnos.

Posibles causas de las rabietas infantiles:

Existen muchas causas que pueden desatar una rabieta, algunas de las cuales son llamar la atención, desear lo que no es suyo, tratar de mostrar lo independientes que son o sentirse cansados y frustrados.

Llamar la atención. La primera rabieta de un niño empieza solo por llamar la atención, y rara vez para manipular a los padres, pero si la recompensa a una rabieta es recibir mucha atención gratificante puede ser una razón importante para pronto tener otra rabieta.

– Querer algo que no tiene. Deben aprender a esperar y a aceptar lo que les decimos. SI les decimos que no le vamos a dar un caramelo o que un amigo no le deje su juguete, tendrá que aceptar que no puede tener todo lo que desea.

– Intentar probar su independencia. Cuando intentan hacer algo y no les sale, nosotros intentamos ayudarle, pero no quiere, se frustra por qué no puede hacerlo solo.

– Frustración interna. La sensación de impaciencia creciente junto con su limitada habilidad para tener éxito con las cosas que intenta, o no ser capaz de expresar totalmente lo que quiere debido a una falta de habilidades lingüísticas, pueden desencadenar una rabieta.

– Celos. Van dirigidos a un hermano o hermana, cuando su deseo de conseguir algo no se cumple.

¿Cómo debemos afrontar las rabietas?:

– Mantened la calma, o al menos, no dejéis que el niño perciba que os altera.

No prestéis atención a la llantina, pero sí al niño. Si, por ejemplo, grita porque no quiere bañarse, actuad como si nada ocurriera mientras le bañáis –contadle una historia, anticipadle lo que va a cenar…–. Aparentad no daros cuenta de su llanto y su resistencia.

– No cedáis a sus requerimientos. Si lo hacéis, estaréis perdidos.

– Más vale prevenir. Observad si las llantinas aparecen con más frecuencia en determinadas situaciones: al ir de compras, al ir al bañito, etc… Tal vez podáis hacer los planes de otra manera, o llevar algo preparado para distraer al niño, por ejemplo.

– Buscad conductas positivas que sean incompatibles con la llantina. Por ejemplo, puede ser el encargado de ir echando los productos en el carro de la compra, o elegir tres canciones para que las cantéis durante el baño.

– No anticipéis lo que va a ocurrir, ni habléis de la rabieta una vez terminada. Si hacéis comentarios del tipo “y a ver si hoy no montas el número en el supermercado”, lo único que hacéis es animarle. Y los comentarios posteriores sólo sirven para que el niño se dé cuenta de hasta que punto os ha afectado su conducta.

– No viváis con miedo a las llantinas: es un error adaptar lo que hacemos o dejamos de hacer en función de si el niño va a llorar o no. Si quiere llorar, que llore, pero que no le sirva para nada.

5fd17c1f163ec946489aa4b369cc39e6

Sabemos que gestionar las rabietas de los niños es una tarea desagradable y complicada para los adultos que genera sentimientos negativos como el enfado, culpa o tensiones. Pero hay que tener presente que la calma y mantenerse firme es vital en estas situaciones. Los niños necesitan modelos de comportamiento que les enseñen a gestionar y comprender sus propios comportamientos, y no chillarles o ponerles nerviosos.

Category: Blog, Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¡Quiero suscribirme!